Início arrow Noticias arrow El Norte Luso Intensifica La Campaña Para Captar Proveedores Ya Instalados En Vigo
El Norte Luso Intensifica La Campaña Para Captar Proveedores Ya Instalados En Vigo Imprimir E-mail

El norte de Portugal ha intensificado su ofensiva comercial para atraer inversiones de la industria del automóvil.

in Faro de Vigo, por José Carneiro, 28-03-2017

Tras captar en apenas dos años una decena de multinacionales de componentes sin presencia hasta entonces en la península Ibérica -la mayoría, empresas de capital francés-, los lobbies lusos buscan seducir ahora a los fabricantes ya asentados en Galicia poniendo sobre la mesa un cocktail de suelo y mano de obra low-cost, ayudas, exenciones fiscales y apoyos a la financiación, todo con el fin de lograr nuevas implantaciones y empleos. La última empresa en recibir una de estas ofertas ha sido la factoría de la corporación japonesa Denso (Denso Sistemas Térmicos España) en Valadares.

El caso de Denso es un ejemplo de la intensa labor comercial de los lobbies lusos (asociaciones de empresarios, alcaldes, organismos de promoción económica, etc.) y su apuesta firme por el sector del automóvil. El pasado viernes, una delegación de AIMMAP, la Asociación de Industriales Metalúrgicos, Metalmecánicos y Afines de Portugal -el equivalente portugués de Asime-, acudió a Vigo para reunirse con el consejero delegado de la división de Sistemas Térmicos de Denso Europa, Marco di Rao, y con el director de la planta de Denso en Valadares, Roberto Cavallo, con el fin de dar a conocer las condiciones empresariales que oferta el norte de Portugal para realizar inversiones.

Los responsables de AIMMAP, reunidos en la sede de Asime, detallaron las ventajas que ofrece el norte luso frente a Galicia: costes laborales (la mitad que en Galicia), menor absentismo, suelo low-cost (con promociones de hasta un euro el metro cuadrado), apoyos a la financiación e incluso exenciones fiscales municipales (una de las bazas esgrimidas por los alcaldes portugueses para atraer a nuevos inversores). La reunión coincidió con la visita a Vigo de Di Rao y se produce apenas unos meses después de que la planta de Valadares de la corporación japonesa haya perdido el módulo clima del todocamino que el Grupo PSA lanzará en Vigo en 2020, el proyecto V20, a manos de un proveedor chino que se va a instalar “en un país low-cost”, como avanzó a FARO recientemente el director del centro, Roberto Cavallo.

En la actualidad, multinacionales como Faurecia, Gestamp, Antolín, BorgWarner, ZF TRW o MGI Coutier, entre otras, ya poseen plantas a ambos lados de la frontera lusogalaica, y en algunos casos se están produciendo rotaciones de personal -sobre todo, técnicos y directivos- entre los centros, según ha podido saber FARO. El norte de Portugal se ha rearmado en los últimos dos años gracias principalmente a los nuevos lanzamientos del Grupo PSA. Solo con el proyecto K9, la próxima generación de furgonetas de PSA y Opel, el porcentaje de piezas fabricadas en Portugal pasará del 4% (con los actuales Berlingo y Partner) al 25%, como adelantó este periódico. En los últimos dos años, esta región captó una decena de nuevas compañías, la mayoría de capital europeo y asiáticas.

La mitad de las empresas y el empleo del sector en Portugal, a menos de 200 km de la frontera

La zona más septentrional de Portugal concentra el grueso de la industria de la automoción del país pese a que la primera planta de automóviles lusa, Autoeuropa (Grupo Volkswagen), está en Palmela (Setúbal), al sureste de Lisboa. En un área situada a menos de 200 kilómetros de la frontera con Galicia se encuentran la mitad de las empresas de componentes asentadas en Portugal (un centenar de firmas), el 56% del volumen de ingresos del conjunto de esta industria (más de 5.000 millones de euros en 2016) y la mayoría del empleo directo (más de 25.000 puestos de trabajo, de un total de 46.500), según los datos de la patronal del sector, Afia.

Esta región norte bebe de las plantas lusas (sobre todo de Autoeuropa y PSA-Mangualde), españolas (PSA-Vigo, Renault, etc.) y exporta también a países como Francia, Alemania o Reino Unido. El sector de componentes de Portugal lleva dos años batiendo su récord histórico de ventas (9.000 millones de euros en 2016) por el incremento de las inversiones de multinacionales, sobre todo en el norte del país, y por la reducción gradual del diferencial de costes con los países del Este de Europa (que han perdido competitividad en costes laborales). Aveiro, Oporto, Braga y Viana do Castelo son los distritos con más compañías.